¡No más impuestos a la clase trabajadora! ¡Fuera el FMI!

¡No más impuestos a la clase trabajadora! ¡Fuera el FMI!

Este 17 de setiembre el gobierno dio a conocer su propuesta de “negociación” con el Fondo Monetario Internacional llamada “Plan para superar el impacto fiscal de la pandemia”. Dicha propuesta contiene gran cantidad de contra reformas que el gobierno pretende impulsar a cambio de un plan de financiamiento de 1750 millones de dólares por parte de ese órgano durante los próximos años.

De parte del gobierno existe una gran hipocresía, sabemos bien que el FMI es un órgano que impone sus políticas a los países y con el cual no hay ningún margen de negociación. Los gobiernos entreguistas como el nuestro lo único que van a hacer es arrodillarse ante los mandatos de dicho organismo y por tanto sacrificar todos los intereses del pueblo trabajador; por eso decimos que hablar de negociar con el FMI es una gran mentira.

La propuesta incluye recortes presupuestarios que van a empeorar los servicios públicos y por lo tanto la atención que los trabajadores requieren de las instituciones estatales, ataca directamente el salario de los empleados estatales que ya fue duramente afectado por la reforma fiscal del 2018, aumenta la carga de impuestos que pagamos los trabajadores y mantiene grandes privilegios para los súper ricos del país y las empresas de Zona Franca.

Por donde se lea, lo que vamos a encontrar en la propuesta son mayoritariamente medidas para saquear el bolsillo de las familias trabajadoras y de los sectores medios, por eso creemos que la clase trabajadora debe rechazar las negociaciones con el FMI y las medidas anunciadas por el gobierno.

En las medidas anunciadas se trata con guante de seda a los grandes empresarios. Las empresas de zona franca seguirán sin pagar impuestos, sólo en 2018, 374  empresas bajo ese régimen dejaron de pagar un monto equivalente al 54.5% del préstamo que se busca con el FMI (953 millones de dólares aproximadamente); las empresas bajo ese régimen son grandes transnacionales y los parques donde se ubican pertenecen a familias como la de André Garnier, Ministro de Coordinación con la Empresa del gobierno Alvarado, nuevamente los grandes intereses empresariales salen ilesos.

El gobierno anuncia un aumento temporal del 6% en los impuestos de renta de las empresas, pero de inmediato propone también una reducción del 5% en los aportes patronales al Fondo de Asignaciones Familiares (FODESA) para compensar a los empresarios; estamos nuevamente ante un trampa, se le rebajan cargas a las grandes empresas y se mantiene un esquema donde las empresas tributan si quieren, lo cual ya hemos visto que significa que grandes contribuyentes declaren 0 ganancias y por tanto no paguen impuestos por varios años.

Del otro lado de la acera los trabajadores seguimos pagando los efectos de la crisis, con ataques al salario de los empleados públicos, despidos y reducción de jornadas, así como con nuevos impuestos que se pretende cobrar como el de bienes inmuebles que se triplica o de las transacciones bancarias que confisca un 0,3% por cada movimiento bancario que realicemos.

Impuestos sí: para los ricos y las empresas de zona franca

Es falso que en esta crisis todos pagamos por igual. Las grandes fortunas siguen intactas, los privilegios fiscales de las grandes empresas se mantienen, mientras cientos de miles sufren el desempleo, pequeños y medianos negocios caen en la ruina, y ahora se pretende que paguemos más mientras se mantienen esos beneficios a las grandes empresas.

Se presenta como progresivo un aumento en el impuesto de renta a los salarios de más de 840 mil colones pero se dejan intacta las zonas francas. Puede que un salario bruto de más de 840 nos parezca alto, pero las utilidades de las empresas de Zona Franca no pagan un colón, aunque facturan millones de dólares.

En días recientes hemos visto a grandes sectores empresariales decir “No más Impuestos” detrás de esa consigna intentan seguir escondiendo sus riquezas y ponen como sus voceros a nefastos personajes como Otto Guevara. Tienen el descaro de decir que no quieren más impuestos pero no pagan cuando deben hacerlo, gozan de privilegios para no pagar y el propio Ministerio de Hacienda es incapaz de cobrarles a los que evaden los pagos.

La clase trabajadora así como los sectores medios son los que soportan los impuestos. Por eso somos nosotros los que podemos decir con toda la autoridad: ¡no más impuestos a la clase trabajadora! ¡Impuestos sí: para los ricos y las empresas de Zona Franca!

La deuda pública es la verdadera causa de la crisis fiscal

Desde antes de la pandemia la deuda pública –interna y externa- consumía la mayor parte de los recursos del Estado. Esa es la verdadera causa que desangra el presupuesto público: los altos intereses y la especulación de los banqueros privados nacionales e internacionales.

Cuando se discutía el plan fiscal en 2018 decíamos que aunque se aprobara el IVA y las demás reformas el déficit fiscal seguiría creciendo, lo cual efectivamente ocurrió. Con la pandemia la crisis de endeudamiento se agravo, cuando son necesarios más recursos para la atención de la emergencia económica y de la salud pública el gobierno sigue pagando puntualmente millones de dólares a los acreedores privados.

Al inicio de la pandemia tímidamente el gobierno le pidió al propio FMI renegociar las deudas para poder tener recursos. Obviamente esto no ocurrió, para el fondo y los banqueros internacionales sus ganancias están por encima de las necesidades de nuestros pueblos.

Hoy se dice que es necesario seguir endeudando al país y arrodillarse ante el FMI. Nada de eso va a arreglar el hueco fiscal, desde el PT hemos insistido en que la única salida para el país es la suspensión de los pagos a los acreedores privados de la deuda y una auditoría que demuestre el carácter corrupto y usurero del endeudamiento del país.

Hoy prácticamente la mayoría del espectro político asume que el pago de la deuda es incuestionable. Nosotros señalamos con toda claridad que no hay solución posible que no pase por cuestionar la deuda.

Las imposiciones del FMI van a seguir empeorando la crisis social, económica y sanitaria de nuestro país. Para que haya recursos es necesario el no pago de la deuda de manera inmediata.

La unidad de la clase trabajadora para resistir

Frente a la gran amenaza que representan las imposiciones del FMI la única alternativa es la unidad de la clase trabajadora.

Los empresarios intentan escabullirse bajo la consigna de no más impuestos y enfrentar a los trabajadores privados con el sector público. Los verdaderos responsables de nuestros problemas son los grandes ricos que no pagan, los acreedores privados de la deuda que se roban nuestros recursos y las grandes empresas de zona franca que no pagan un cinco.

Los trabajadores y los sectores medios debemos unirnos contra más impuestos al pueblo trabajador y entorno a un programa que exija impuestos a las grandes riquezas y el no pago de la deuda. No es posible que nos indigne el salario de un empleado estatal pero no los millones de dólares de ganancia que tienen las zonas francas y las grandes empresas que no pagan impuestos.

En el sector público donde hay organización sindical lamentablemente las dirigencias sindicales se encuentran postradas y sin ningún plan claro de lucha. Declaraciones generales o acciones aisladas como caravanas no van a lograr derrotar al FMI, al gobierno y los partidos de la Asamblea, es necesario salir del confinamiento a luchar con todas nuestras fuerzas y buscar la unidad entre empleados estatales y trabajadores del sector privado.

En el sector privado es urgente avanzar en la organización sindical para resistir todas estas contra reformas. Hay ejemplos como el de los trabajadores de la Dos Pinos o los obreros de las piñeras organizados en SITRASEP donde la organización sindical es fundamental para levantar las banderas de los trabajadores.

Pese al temor al contagio hay sectores que están saliendo a luchar como los trabajadores mineros de abangares, los campesinos sin tierra o los movimientos de mujeres contra la violencia machista. Debemos seguir ese ejemplo para retomar las calles y luchar hasta derrotar los ataques del gobierno, la Asamblea y el FMI.

No Comments

Post A Comment