¿Qué pensamos de las elecciones del directorio FEUCR?

¿Qué pensamos de las elecciones del directorio FEUCR?

El próximo 25 y 26 de marzo, se realizarán las elecciones para elegir el partido federativo que ocupará el directorio de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) y las 2 personas estudiantes que ocuparán los puestos de representación estudiantil en el Consejo Universitario. Como Juventud del PT, queremos pronunciarnos sobre este particular proceso electoral (en medio del confinamiento de las universidades por la pandemia del covid-19) y sobre los partidos políticos que están en la contienda (ALTERNATIVA, U FACTORIAL y ORGANIZATE).

Sobre las elecciones

Primero, queremos pronunciarnos sobre las condiciones antidemocráticas en que se realizan estas elecciones. Aunado al confinamiento por el covid-19, estas elecciones se convocan fuera de los periodos de clases de los ciclos lectivos regulares, lo cual dificulta en sobremanera dar a conocer a la comunidad estudiantil la realización del mismo proceso electoral, algo que, sumado al hecho de que muchas personas estudiantes no tienen acceso estable al internet, podría propiciar un altísimo porcentaje de abstencionismo, incluso con la amenaza de romper récords históricos. Este alto abstencionismo, por otro lado, le abre el camino a una fácil victoria a los partidos ya consolidados en el poder o que más recursos financieros tienen, como a ALTERNATIVA (actual partido en el directorio federativo vinculado al FA) y a U FACTORIAL (partido de derecha vinculado al PLN), que podrían ganar las elecciones con un minúsculo porcentaje de votación a su favor. Es por lo anterior que no resulta extraño que ni ALTERNATIVA ni U FACTORIAL hayan denunciado hasta el momento el carácter antidemocrático de estas elecciones, dado que, precisamente por ser antidemocráticas, son elecciones que ponen a esos partidos en ventaja.

Sobre ALTERNATIVA

Sobre ALTERNATIVA, queremos llamar la atención respecto del discurso “contra la desigualdad social” dentro y fuera de la Universidad que este partido ha manejado durante los últimos 8 años. Ese discurso, como ha demostrado con sus acciones cuando Alternativa ha estado en el directorio de la FEUCR, se corresponde en los hechos con una política de desmovilización estudiantil en la que el trabajo de diálogo y organización con las bases estudiantiles se descarta a favor de la canalización de las luchas por las vías institucionales, siendo que los métodos de lucha se reducen a negociaciones a puertas cerradas entre las “representaciones” estudiantiles y las autoridades correspondientes (rectoría, asamblea legislativa, gobierno, etc.).

Este método, aplicado por ALTERNATIVA y PROGRE durante los últimos 8 años, ha demostrado ser un rotundo fracaso, dado que, en esas negociaciones, los avances reales en el cumplimiento de las demandas sociales dentro y fuera de la U han sido, cuando no escasos (reducidos a cambios reglamentarios), completamente inexistentes. La principal consecuencia de este método ha sido el abandono de las luchas, con la consecuente desesperanza en las bases estudiantiles y su posterior desmovilización, dejando al movimiento estudiantil en muletas. Si bien los cambios en los reglamentos universitarios (algo de lo que se jacta ALTERNATIVA) son necesarios, por si solos son muy insuficientes, y, al ausentarse la presión en las calles de las bases estudiantiles, el ritmo de avance en el cumplimiento de las demandas se hace extremadamente lento – cuando no se estanca por mucho tiempo.

En suma, la política de ALTERNATIVA ha sido mostrarse como un partido de izquierda en la FEUCR, pero, en la práctica, lo que se ha reflejado es el modo particular en que el FA se ha aliado con el PAC a nivel nacional, es decir, oponiéndose en el papel a algunas cuestiones sin denunciar la represión del Gobierno y su política antipopular de conjunto. También ha jugado el papel de respaldar la política de la rectoría en el conflicto con el gobierno por el presupuesto universitario, negándose a ir más allá del plan de la rectoría y sin denunciar la aceptación de esta de los recortes del Gobierno. ALTERNATIVA, en resumen, no es independiente ni del FA, ni del Gobierno ni de las rectorías.

Sobre U FACTORIAL

Sobre U FACTORIAL, que es un partido que también tiene un discurso “contra las desigualdades” e “injusticias”, nuestra valoración es que no hay razones para creer que vayan a diferenciarse de ALTERNATIVA y PROGRE en el método de gestión de las demandas estudiantiles frente a las autoridades universitarias y estatales. En primer lugar, porque es un partido vinculado fuertemente con Liberación Nacional (PLN), siendo que algunas de sus candidaturas provienen directamente de las filas de la juventud liberacionista. Y, en segundo lugar, porque si bien este partido ha prometido construir sus políticas de lado de la comunidad estudiantil, no podemos ser sino incredules al caer en cuenta de que la experiencia política de sus principales candidatas y candidatos se reduce a la participación en órganos institucionales como “representantes estudiantiles”, dejando de lado la participación activa y continua en los espacios de organización y lucha de las bases estudiantiles.

Bien es sabido, por otro lado, que este partido alberga grupos de estudiantes que se identifican con posiciones de derecha frente a las demandas del movimiento de mujeres (como el aborto) y otros grupos sociales oprimidos, además de que respecto a las políticas empobrecedoras y recortistas del Gobierno y la Asamblea Legislativa (como el Plan Fiscal, la Reforma de Empleo Público, entre otras), cuando no encontramos posiciones interesadamente ambiguas, encontramos posicionamientos de explícito apoyo – lo cual no es extraño por su vínculo con el PLN. La posible victoria electoral de este partido, entonces, representa una grave amenaza política no solo para la Educación Superior Pública, dado que tendríamos un agente dentro de la UCR de uno de los partidos de los ricos más poderosos del país (PLN), sino también para el movimiento popular costarricense, porque sería un partido del cual se puede esperar un apoyo directo y decidido al Gobierno y a los partidos de los ricos en su proyecto de favorecer el enriquecimiento de los grandes empresarios locales y extranjeros a costa del empobrecimiento del pueblo trabajador.

Sobre ORGANIZATE

ORGANIZATE es, a nuestro parecer, el partido que más se posiciona hacia la izquierda en estas elecciones. En ese sentido, coincidimos con su llamado a la urgente organización de las bases estudiantiles para luchar por el voto universal en la U, así como con su denuncia sobre el carácter antidemocrático de estas elecciones. Coincidimos también con el llamado a luchar contra el FMI y por el no pago de la deuda de las U Públicas con el Banco Mundial, así como con el llamado a luchar contra las desigualdades internas en la UCR eliminando la precarización de gran parte de las personas trabajadoras en la U. También coincidimos con ORGANIZATE en el llamado a luchar en las calles por las demandas del movimiento feminista.

Sin embargo, a pesar de estas coincidencias, observamos que este partido no tiene una concepción clara del contextonacional de la lucha de clases en este momento de la historia, dado que sus propuestas se reducen a luchar por demandas meramente estudiantiles. No vemos en ORGANIZATE una idea y un programa claros acorde a todas las demás demandas que están levantando los distintos sectores de las clases trabajadora y campesina del país, como la demanda de tierras de miles de campesinos e indígenas en las zonas Norte y Sur del país, así como las demandas de mejores condiciones laborales y políticas para la clase trabajadora en el sector privado. No hay un programa de lucha contra las afectaciones selectivas del covid-19 en los sectores populares, ni contra la pobreza y el desempleo rampantes, ni contra la deuda pública a acreedores privados, ni contra los privilegios fiscales de los ricos.

Creemos que estas demandas deben ser asumidas por el movimiento estudiantil como si fueran propias, para así darle un decisivo impulso a la lucha que llevan esos sectores y afianzar también un clima de confianza y solidaridad entre el movimiento estudiantil y el resto del movimiento social popular. De esta manera, cuando nos toque salir a las calles a defender la Educación Pública, podremos contar con el apoyo y la presencia de esos sectores, así como también estos contarán con nuestro apoyo y nuestra presencia incondicionales cuando se luche por sus demandas.

Últimas palabras

Denunciamos también la ausencia en el debate de temas tan importantes para la defensa de la clase trabajadora en el país como la lucha contra la Reforma del Empleo Público (cercana a aprobarse en la Asamblea Legislativa), la lucha contra el pago de la deuda a acreedores privados locales y extranjeros, la lucha contra los privilegios fiscales a grandes empresarios, la lucha contra el desmantelamiento del Estado, entre otras. Muchas de las propuestas que presentan los partidos federativos para el mejoramiento interno de la U implican meterse de lleno en estas luchas, porque son propuestas que requieren de un justo aumento del presupuesto para las U Públicas y para ello se deben obtener recursos frescos que sustenten materialmente los necesarios cambios internos. Por eso, creemos fundamental luchar por el no pago de la deuda y por la eliminación de los privilegios fiscales a los ricos, para obtener de allí esos recursos. Si no avanzamos en estos aspectos, no podremos avanzar en el mejoramiento de los servicios públicos para los sectores populares (incluidas las U públicas).

En el sentido anterior, no hay ninguna agrupación en estas elecciones que dé una voz coherente al estudiantado en la que se ponga en relación las crisis económica, política y sanitaria a nivel nacional y los ataques a las U Públicas (recortes al FEES, a los salarios, etc.). Consecuentemente, tampoco hay un plan coherente de lucha estudiantil unifique las luchas “fuera de la U” con luchas “dentro de la U”.

Como Juventud del PT, llamamos a los diversos sectores de la comunidad estudiantil a que denuncien el carácter antidemocrático de estas elecciones, a que se informen sobre los proyectos que hay en disputa, a que valoren qué debe ser combatido y qué debe ser apoyado y a que señalen qué hace falta discutir y proponer para revivir al movimiento estudiantil de su largo letargo y ponerlo en pie de lucha junto con el pueblo trabajador costarricense y del mundo entero. En ese marco, llamamos a dar un voto crítico a ORGANIZATE, partido con el cual más coincidimos, pero al cual le hacemos también señalamientos críticos. Y, por último, llamamos a la constante auto-organización de las bases estudiantiles y al pleno involucramiento en las luchas estudiantiles y de los demás sectores sociales. Les invitamos a sumarse a las filas de nuestra Juventud y de nuestro Partido, para así dar un golpe en las próximas elecciones federativas y luchar por una FEUCR al servicio del movimiento estudiantil combativo y del pueblo trabajador.

No Comments

Post A Comment