Comunicados

lchbAnte el caso de la destitución de la viceministra de Juventud, Karina Bolaños, se ha generado una amplia campaña de solidaridad fundamentalmente a través de las redes sociales y de repudio a la posición asumida por el gobierno. Sobre este hecho queremos referirnos desde Lucha Mujer, dejando en claro dos argumentos importantes que explican nuestra posición y desde los cuáles quisiéramos dialogar con el activismo feminista, la militancia de izquierda y todas las demás personas interesadas en esta polémica.

solidaridadLa lucha del pueblo de Limón ya lleva 5 días, pese a que el gobierno ha militarizado con más de 600 policías a la provincia más pobre de Costa Rica. Las demandas contra el monopolio privado en los muelles de Limón, así como la defensa por el derecho al acceso del agua y condiciones sanitarias y de salud mínimas, han demostrado tener el apoyo de amplios sectores de la provincia y la simpatía de los sectores populares en Costa Rica.

 

japdevaLa junta directiva de SINTRAJAP lleva ya muchas semanas de estar denunciando la creación de un monopolio privado en JAPDEVA, mediante la exclusividad que el gobierno de Laura Chinchilla le está dando a la empresa holandesa APM Terminals, sobre la carga de contenedores en los muelles del Atlantico. Los compañeros han denunciado de manera correcta que esto significará el fin de JAPDEVA y las demás compañías que laboran en los muelles del Caribe. La licitación de los muelles se encuentra apelada en los tribunales de justicia, pero el gobierno no está dispuesto a esperar a que estas apelaciones se resuelvan, como dicta la ley, sino que está resuelto a imponer por la fuerza el monopolio privado.

 Esta semana arranca la negociación salarial de segundo periodo. El sector privado se sentará a negociar el lunes 11 de junio, y el sector estatal deberá sentarse a más tardar la próxima semana. Esta nueva negociación está enmarcada en la debacle económica mundial del sistema capitalista, donde la casi totalidad de los gobiernos han declarado una guerra social contra sus pueblos para intentar salvar el sistema capitalista en decadencia. Este sistema nos ha llevado hoy a una crisis como la de 1929, perspectiva que estaba casi descartada para los defensores de la economía de mercado, lo que ha tenido fuertes efectos sobre el nivel de vida de la clase trabajadora a nivel mundial.

  

El final de verano llegó con una estampida de alzas que golpea el bolsillo de los de abajo: luz, agua, pasajes de autobús y de tren urbano, combustible, canasta básica, prestamos. En todos estos servicios y bienes hemos visto aumentos acelerados que van del 6% hasta el 123% en los primeros cuatro meses del año. Todas estas alzas repercuten directamente sobre el bolsillo de los trabajadores y forman parte de las medidas para hacer pagar a la clase trabajadora por los efectos de la crisis económica mundial.