Comunicados

  

El final de verano llegó con una estampida de alzas que golpea el bolsillo de los de abajo: luz, agua, pasajes de autobús y de tren urbano, combustible, canasta básica, prestamos. En todos estos servicios y bienes hemos visto aumentos acelerados que van del 6% hasta el 123% en los primeros cuatro meses del año. Todas estas alzas repercuten directamente sobre el bolsillo de los trabajadores y forman parte de las medidas para hacer pagar a la clase trabajadora por los efectos de la crisis económica mundial.